Trasteando

Cuando pasan los días y recuentas las palabras te viene una a la cabeza: trasteando

El significado es obvio mover objetos no útiles, trastos, de un lado para otro. Hablamos con el gerundio por lo tanto es una acción que dura en el tiempo. Entendamos pues que durante un tiempo has estado manipulando, moviendo objetos no muy útiles de un lado a otro, en ocasiones esos objetos los guardamos y se convierten en verdaderos recuerdos que no se olvidan.

Imaginemos un lugar,un colegio, donde después de los meses de clase empieza la calor, los docentes deciden poner en orden clases, despachos, departamentos, dando comienzo a la limpieza de las aulas, llenas de emociones de esos 25 alumnos que han dejado su esfuerzo, sus frustraciones, sus ilusiones y sueños, el tutor decide deshacerse de los trastos que para el año que viene no le van a servir, decide liberar energía, así que como si de una gran lupa se tratara te lo encuentras trasteando en su oficina de trabajo, en los 25 pupitres. Libretas, cuadernos, libros, lápices, cartabones, escuadras, agendas, incluso enseres personales que se almacenan descuidados por la falta de aprecio a esos objetos. Claro es evidente, es lo normal.

 

Otro escenario un lugar de encuentro, un bello restaurante, los camareros trastean bandejas, copas de vino, paños, notas, comandas, lápices, comida, facturas, es claro el trabajo, si tus pies te conducen a la cocina todavía te encuentras más trastos, que según quien los use consigue suculentos platos, con suerte trasteando de aquí para allá.

Viajamos con la mirada y nos dirigimos a un hospital, blanco impoluto, lleno de pasillos, salas, despachos, baños, sillas de ruedas, prótesis, adentrándonos en lugares más especialistas escrutamos el quirófano, delante de nuestros pies una camilla, un bisturí, una mascarilla, vendas, alcohol, sangre, una batas, sábanas, instrumental específico de cada especialidad. Ahora se nos olvidó un pequeño detalle, nimio sin importancia, los ojos a veces olvidan lo más importante, personas, sí esa persona que entra una vez cada tres años o cuatro, depende el caso, a un quirófano. Cuando sale entre los efectos de la anestesia escucha voces que hablan de otras voces q no conoce, “si y la muy astuta mira que vestía recatada” ” y me ha dicho el doctor que con el tiempo que llevo con él ya debería saber la dosis que he de administrar a sus pacientes, será… con la de quirófanos que han habido” “y cuántas camas hay en planta…” “la despedirán, le renovarán” “pues ….” “seguro…”

Bueno conversan, deduce el paciente. Dormido inmóvil y que sale de una estancia en la que permaneció unos segundos despierto.

Despierta, rápidamente sube a planta, cuidado por atentos auxiliares que velan por él. Una vez en planta descansa y con suerte duerme, al instante nota que su cuerpo no responde, ahora está bien atendido, tensión, goteros, temperatura, pastillas o suero, atajando el dolor y duerme.

Cae la noche, bandejas comida, enfermeros, médicos, amanece. Todo encajó como si de tres estrellas Michelin se tratase devora el menú y cuando puede articular palabra pregunta: Qué me han hecho el cuerpo no me responde?? Y recibe una respuesta “Ten en cuenta que en el quirófano te han estado trasteando”

Eso si el enfermo relaciona trasteando igual a trastos, vuelve a preguntar esta vez al cirujano y éste vuelve a pronunciar es que te han trasteado!!! Y tu cabeza vuelve a relacionar trastos, enseres prescindibles. El cerebro q es muy ágil enseguida dice mover. Pero vuelve otra vez esa palabra, en una escuela hay trastos, en un restaurante, en un hotel, en un concierto, en una casa, ahora en un quirófano qué hay ? Por muchos trastos que hayan sino hay personas cual es la utilidad?

Podían utilizar mil vocablos pero este es muy ilustrativo te han estado trasteando, te imaginas, facultativos tratándote como un libro al acabar el cole, una copa rota, un mantel más que sucio, siete años de carrera para trastearte, un hotel, un bar, una escuela, prepárate en ellos se mueven trastos se tiran y en el quirófano tú eres el trasto al que unos y otros trastean.

 

La labor de un cirujano, la enseñanza de años ha sido resumida a una palabra, las horas dedicadas a explicar una intervención a profanos, un colectivo como la sanidad se ha visto sintetizado a una mudanza, precisión de un bisturí a trastos para arriba, trastos para abajo, un punto bien cosido, a una caja precintada, una cama en planta a un piso de alquiler, y la cicatriz las llaves de una vida atenuada por los calmantes, despiertas y solo quieres percibir el aroma de un trabajo bien hecho sin trastos. Gracias al equipo del doctor Vázquez Ortiz que han trasteado con éxito.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s