El mar lo traerá IX

Aranza nunca dijo lo que vio en ese entre visillos, descorrió la puerta y se quedó expectante. Era una imagen bonita, tentadora para un hombre, para una joven resultaba hasta atractiva, era un despertar de la infancia. Unos aromas afrutados que acompañan toda su pubertad, esa piel bronceada acariciada por una gota de agua desdibujaba los prados en el mas alto de la vegetación asturiana regada por las fecundas aguas. No existía el mostacho de un hombre cerca ajado con puro y corbata, inmutable en sus decisiones e intransigente en sus hábitos o adicciones. Existía pura inocencia, un mosaico de matices de diferentes colores que componían un lienzo con textura: piel tersa, vello erizado, mirada perdida, pelo ondulante, espalda arqueada y una gota de agua que se deslizaba sin perder su forma ondulante, que recorría todo el cuerpo de una joven sin ningún pudor, monte de Venus, colinas, laderas, dunas  y sus cumbres,  nunca una gota se mantuvo tan entera sin explotar, se dejaba empujar por el movimiento del cuerpo que seguía un ritual, un balanceo que simulaba la cuna de un bebé en sus primeros meses, y por más que la mirada buscaba el mostacho, no lo encontraba.

El desierto de la soledad estaba regado por esa gota de agua y recorría todo el cuerpo, pies rodilla, muslo, entrepierna, cadera… la sensación era la que importaba y a ella le estaba pareciendo muy placentera.

Enfrente de la encimera colocado muy acertadamente un espejo enmarcado en grises envejecidos que relucía por su pulcritud, la estancia desprendía un olor a tomillo en flor recién cortado, aromas de mora endulzaban el aire y la brisa que penetraba la estancia, desprendía ese olor a campo, libre de sudor y alcohol. La imagen era mimética, te hipnotizaba porque te hacía no separar los ojos de la gota de agua, la silla, el taburete, la mesa carecían de presencia, muebles recién pintados, que daban un aire muy acogedor a la estancia, dos colores predominaban, el blanco inmaculado y el azul oceánico. Aunque tu mirada como cuando escuchas al solista de un concierto se fundía con esa gota de agua, como notas de un violín que invaden un auditorio, y la seguías como pistas de una novela policiaca.

Una silueta masculina, oscura se recortaba en la entrada de la salida a la terraza continua. No podía descifrar su rostro, pero tenía la sensación de que la estaba mirando, permaneció quieta como una estatua del jardín de las Hespéridas, en el momento que reaccionó y quiso saber más de ella, la silueta se caminó en la claridad del día, dejando entrever su torso sin atisbo de poder discernir su rostro, solo un pequeño tatuaje de una flor de lis en el torso de su mano.  

El silencio le acarició el rostro. Dulce infancia y despertar de la pubertad acompañado de la harmonía de la mujer. Ese recuerdo siempre la acompañará a esos prados.

Gota de rocío, El mar lo traerá

 Ese día marcó el inicio de una sexualidad temprana, …

2 respuestas a “El mar lo traerá IX

  1. Genial!!!! Me encanta como describes el recorrido de la gota de agua. Te hace meterte dentro de la historia.
    Sigue así!!!!
    👏👏👏👏👏

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s