Dos almendros en flor

Dos almendros en flor, un hogar, un pequeño estanque del que emanan sendas fuentes coloreadas del color de la cepa. Cae cada mañana la aurora, se derrama encima de los pinos y los almendros en flor emergen en el paisaje, entre matorrales, hierbas salvajes y montañas, sol luz nubes, dulce algodón, te regala claridad para poder practicar aquellas últimas clases de ballet, hoy es su aniversario, un día de verano nació y ahora disfruta de esos ocho años, recién adquiridos.

Sueña
Baila bailarina

Sí estamos en esos días de verano, ya han pasado las tensiones, se han disipado los temores y la responsabilidad del invierno, aquellas reuniones acaloradas, los horarios vertiginosos, las autopistas entrelazadas, el GPS que no señala la dirección indicada, por fin llegaron esos días de verano.

Un banco de colores señorea su aniversario, un plié, un ballancé, los colores del arcoíris se han posado en él, allí es el lugar perfecto para fotografiar a la bailarina que desliza sus pies para sentirse ligera, en una plaza redonda delimitada por diez maceteros redondos repletos de pensamientos de colores y que permite a la bailarina saltar de uno a otro.

El banco arcoíris ya está conquistado, corramos a otro rincón del verano, siguiendo los pies de la bailarina, que esta vez se posan en otro arcoíris, unas maderas en forma de valla que le sirve de base para hacer equilibrios, un ballonné pas, un assemblé, un arrière, un battement, un bras, un brisé, recuerda las clases del maestro que le repetía durante todo el invierno. Algarabía, ruido, ella mantiene el equilibrio, allí se da cita la infancia es el paraíso de la arena para los niños. Ella se balancea en el columpio y regala un Battement, extender la pierna de diferentes formas a los asistentes al evento.

Calentamiento, la bailarina ha de mantener los músculos fuertes y es necesario ir deslizando sus zancadas hacia la calle Sant Isidre, todo asfaltado y limpio le permite correr de puntillas, girar, hacer piruetas y aterrizar en el crepúsculo de las viñas, al lado de una fuente de mármol blanco en la que corre el agua fría y cristalina. Un demi-plie, el lugar está siendo muy acogedor para descansar y tomarse un respiro, mira hacia arriba y el cielo se ha teñido de naranja, de un fuego similar a un volcán que convierte su faldilla rosa palo y su mallot rosa con medias y calentadores a juego en un color brillante que descansa viendo el paisaje porque sobre las piedras de las viñas no puede bailar.

Piedras que son saludos amables, correctos, ni muy efusivos ni inexistentes, simplemente amables, respetuosos, piedras que le hacen de colchón para flotar y volver a su hogar. Acompañada por la música de la iglesia de la Magdalena le marcan el compás para volver al lugar de inicio. Rosa si los almendros en flor que mudan el color de sus flores al final de la calle y que cada mañana al levantarse sus ojos se posan sobre ellos y recuerda que se convertirá en un cisne que bailará sobre los escenarios.

Imagen

Sueña bailarina

Blanco acaba el día de verano, se ha marchado el sol y en su retina, recuerda esos almendros en flor que con esa pequeña flor blanca, ahora rosada la están mirando y le dicen bailarás, te vestirás como nosotros de una flor blanca, te aterciopelarán de rosa pálido y después emergerá tu fruto, acompañada de amables saludos y acunada por ese ding dong que te devuelve al eje y te alienta.

Recuerdos Fotografía Wifred LLimona

Baila no estás sola, estás en paz contemplando desde tu ventana esa flor que te regala paz. Otra vez blanco, bailarina, pero ahora has de volar y danzar de rosa porque la flor de los almendros se ha mudado en verde y el rosa está en tu faldilla, gira, vuela, danza porque el Pla es blanco, l’école, el ayuntamiento, sus arcoíris son la fuente de tus sueños y tu plataforma para brillar.

Blanco Pla, otra vez blanco hasta que la aurora tiña de rosa el nuevo día.

ESCOLA

Escuela. Fotografía Sylvia Vila

Hay un momento en la vida que aprendes, un lugar y un tiempo en el que la vida te coloca en una situación tan acuciante que has de cambiar, si o sí. Años de faltas de respeto, de malas praxis, de demasiadas faltas de integridad, de un no puedo mirar hacia otro lado porque existen las vidas de pequeños proyectos de personas, si existen lugares que te invitan a odiar una profesión tan admirable como es la enseñanza, un conjunto social que se envilece en el momento que see mezcan otros intereses, bien sean económicos, como personales.

Es un papel importante la franqueza, no la hipocresía, el amor no el rencor, la humildad no la arrogancia, la pobreza no el dinero, el esfuerzo no la recompensa, en una palabra los valores. 

Esos valores que en el mundo de los adultos se han diluido y se han convertido en FALSAS VERDADES para no meterte en una disputa, para no perder un salario de 3000 euros, una sociedad capitalista que rinde culto al dinero, donde el único valor es conseguirlo y mantenerlo.

La escuela ha de lidiar con la televisión, con el coche último modelo, con el último móvil que nos propone un mundo alternativo de vida, aplicaciones para jugar, aplicaciones para ligar, aplicaciones para comprar ropa, aplicaciones para fotografiar e editar las fotos, aplicaciones para no tener que interactuar con las personas, personas a las que vemos con el móvil en la mano, leemos la prensa, establecemos encuentros e incluso encontramos toda la información que queramos.

Escuela, doceo docente, educar, el amor por verlos crecer y evolucionar. Abandonas tus metas, aplazas tus propósitos para verlos crecer y cuando uno de ellos te dice estoy solito, piensas si tuvieras un móvil no te haría falta jugar a la pelota, como enseñarle a un niño de cinco años la crueldad del mundo adulto, la selección natural de los infantes, sino juegas a pelota no entras en el grupo, nosotros somos los guays y tu no estás a nuestro nivel. y solo pronuncia una palabra estoy solito. 

Una escuela idílica, en un lugar con paz, desprende mansedumbre, sobretodo gregaria, se deja arrastrar por el grupo, ya desde la infancia nos enseñan que los juegos excluyen, y te hacen sentir solito.

Y como lo explicas, como le haces ver que la lengua es importante porque incluye o excluye. Si podremos hacer una escuela más de todos,  no de grupos, sin maldad pero con mucha crueldad, pequeñas mentes inocentes que automáticamente actúan como el mundo adulto, estás dentro o fuera.

El adulto ya ha encontrado en la realidad HOBBIES, AFECTOS, APARATOS ELECTÓNICOS  que sustituten el pertenecer a un grupo o no, ya ha formado su propio grupo, rodeado de actividades que le proporcionan el placer inmediato. Cinco años son los que tiene que llegar a entender que nuestra sociedad es egoísta, egos que suplantan la solidaridad, el repeto, humildad….

Pobre escuela menuda labor tienes que hacer porque no sólo has de educar pequeños proyectos de vida sino luchar contra los vicios adquiridos de los adultos, separaciones no resueltas, envidias, rencillas, un vale todo porque quiero el coche más grande etc

y en medio de todo eso una Escuela en el Pla que es idílica, el mejor lugar para educar, el lugar emana paz y buen hacer, entrega y saber dirigir, tutelar, alentar y conservar los valores primordiales de la vida el respeto y la integridad.  Mas voluntad no puede haber, ni más entrega.

Sí Escuela de Sant Abdó i Senén. 

El mar… lo traerá. IV

Sylvialogo París nevado

En esta profesión has de ser la mejor, has de tener la valentía de sacrificar momentos de placer para estudiar, aplicarte en la composición e interpretar siempre como si fuera la mejor partitura. El horario era estricto, su reloj de faltriquera por su pequeño tamaño lo llevaba siempre consigo en su bolsillo, la leontina, cadena de oro bien conservado, herencia de su abuelo le recordaba en todo momento su sueño, «no dejes pasar ni un segundo para lograr tu sueño» ser una concertista de peso, interpretar en los mejores teatros y componer. Si era un sueño para lograrlo y Sebastián contribuyó mucho a ello. El sabía lo que no contaba y velaba por su sueño, se adelantaba a los acontecimientos, se mostraba ilusionado por los nuevos proyectos y era confiable más que un secretario un compañero.

Sebastián vestía austero, siempre combinaba dos colores, azul marino y gris, sus vestimentas siempre alternaba estas dos gamas de colores, azules marinos y claros polos en tonos azulados, o grises y blancos, ese era su estilo, sus santo y seña. Colores que delimitaban su armario y marcaban su personalidad. Él era el verdadero artífice del éxito de su jefa, o mas bien de su idolatrada compositora e intérprete. Mientras ella hacía sus ejercicios de espalda, con la entrenadora personal que la acompañaba, él organizaba la agenda, conciertos, firmas, y ensayos.

El marketing era fundamental, se debía fabricar una imagen, un nombre y ese era el de ella, Aranza, ese era su nombre acuñado desde el momento que emitía la primera nota, el Opus 35 debía sonar en París la cuna para todo músico. Él sabía que en París podría encontrar el reconocimiento querido o perderla a ella definitivamente, porque Paris albergaba un amor silenciado durante años, una pasión que brotaba cada nota que vibraba y era en París donde residía.

La primera pasión y la última, París ciudad de pasión o ciudad de desencuentro. La perdería definitivamente para la música y se entregaría a ese sentimiento que arrastra todo lo que posee.

Sylvialogo Amor congelado

El mar lo traerá… II

Lo ideal de descubrir el centro histórico de Montpellier en todo su esplendor son los treinta sitios más relevantes a visitar, es la libertad de deambular por las calles perdiéndose entre sus monumentos, la plaza de la Comedia, denominada también plaza del huevo por su forma oval, te permite situarte en el centro y justo al lado de una fuente que por la noche emerge plena de colorido, visualizar la Opera de la Comédie que data de 1888, ese edificio fue donde su mirada se posó en aquellos ojos azules profundos y parpadeantes, mirada clara e imprecisa, el motivo del viaje no era otro que trabajo, era necesario tener ubicada las dos óperas, La de la Comédie y la del Corum, tenía varios ensayos, «La Opéra national de Montpellier Languedoc-Roussillon».

Habían reclamado, su violín para interpretar una pieza de Bach,  entre otras de su repertorio, había de visitar las dos salas, La Grande Salle et le Salle Molière, quería oír la acústica, sentir lo que resonaba de aquel lugar al tensar las cuerdas de su violín, como si vibraran las cuerdas laríngeas.

Una voz ahogada durante años que escondía una pasión callada, una historia perenne, la sociedad la había guiado hacia la música,  enamorada de ella había amordazado otras emociones que transmitía cada vez que tensaba ese violín, cada cuerda hablaba por ella y emitía un grito armonioso de aquello que su corazón guardaba. Su violín liberaba su voz y con un do, re, mi sostenido, si bemol, explicaba su historia. Quien la escuchaba sólo recibía palabras, voz y emoción, incluso como si de un folletín rosa se tratara había conseguido un club de fans que sin tener amplios conocimientos de música la seguían pendientes del siguiente concierto. Ella no se percataba de la pasión que suscitaba en los oyentes simplemente llenaba cualquier sala en la que interpretaba. Nadie entendía como había logrado tanta popularidad entre un público que escuchaba ritmos de bachata, reguetón, canciones pegadizas como despacito, Bruce Springsteen o Bon Jovi… la habían bautizado como un fenómeno extracultural. Las discográficas que primero le cerraron las puertas ahora le abrían los teatros, las óperas y los Lyceo. Un público que llenaba sin dudarlo todas las actuaciones, el precio de las localidades se disparaba, su agenda se llenaba de eventos y de viajes.

Como un hada debía hacer vibrar aquella Salle con un aforo de 1200 personas, un teatro italiano francés de finales del siglo XIX.

Sonata de Bach Nº1 el quejido del violín emergía y se adueñaba de la audiencia porque era el grito de su alma que había perdido a su amante, el clavecín la acompañaba con su melodía, unas circunstancias adversas los separaba hace ya mucho tiempo pero sus corazones se buscaban y cada vez que ese violín sonaba emergía la voz gutural ahogada, hacían años que se habían perdido la pista, ni mantenían el contacto, ni estaban pendientes de sus caminos, simplemente cada vez que actuaba el público recibía un mensaje de sintió y vibró su cuerpo. Misteriosamente el público esperaba un encuentro, una mirada, cuando el aforo se hundía era cuando empezaba a sonar P.I. Tchaikovsky Opus 35, Concerto en Do mayor, el violín cobraba su esplendor, la orquesta acompañaba, describía perfectamente el encuentro de dos personas que se aman, en una plaza llena de gente solamente hay dos miradas, que se buscan, no dos ventanas a una noche interminable, dos espejos de dos almas que decidieron separar sus caminos por la música, un enorme deseo de unir sus cuerpos para convertirlo sólo en uno.

Era la banda sonora de una historia y nadie era consciente de el deseo que albergaba de lo que el público interpretaba, se escuchaba como una carta de un palabras, quiero más que un contigo….quiero toda la noche y el próximo mañana, también una noche más, junto a otro día…..uno tras otro…junto a otra vez. No se había escrito nada en la partitura pero el público leía escuchaba estas palabras. Sonaba la orquesta, el piano eclipsado por el violín decía «compartir mi vida y no dejar de sentirte» mientras la percusión decía «este no es el momento, tu carrera está en el momento más alto».

Pues iba directa a los ensayos para probar la acústica, esta actuación era una más, aunque ella la vivía como la única, era en Francia, donde perdió el rastro de su corazón. Empezó una carrera brillante recién licenciada con todo lo que acarrea el éxito, compromisos, agenda, móvil, citas, cuidar la imagen pública, no estar en medio de escándalos y en aquélla época un amor así era un escándalo.

El mar lo traerá I

Montpellier, una bella historia, un buen plan que comienza en el Aeropuerto, se desplazan miles de viajeros al año y allí como tirados por un hilo rojo coinciden dos jóvenes, no se conocen o más bien no se reconocen. Roche et Marine, el vuelo ha sido turbulento, las corrientes de aire han dado más que un susto a los viajeros, unos optaron por dormir y soñar, otros tuvieron que recurrir a las azafatas o azafatos para que los rescataran de alcanzar la neurosis, el viaje desde los EE.UU había sido largo pero placentero. Ahora bien desde París ha resultado horrible una vez anunciaron que sobrevolaban París el cielo rugió y como si de un enorme ahujero negro se tratara se tiñó de los colores de la tormenta. Al fin aterrizó y en el momento en el que sus pies se posaron en la tierra, una sensación de bienestar invadió a los pasajeros.

11447-36 MP
Fotog: Wifred Llimona info@lallimona.com

Montpellier es una ciudad del sur de Francia, se ubica en la región Occitania y es la capital de Hérault. La acarician dos ríos, por el este el Lez y el Mosson al oeste. Es una de las pocas ciudades que ha ganado 12.000 habitantes anuales, alcanza una población superior a 100.000 habitantes. Gracias a su situación geográfica durante el siglo doce comienza a tener un desarrollo cultural y económico y alcanza una gran relevancia mercantil. Entre el siglo diez y el catorce fue la capital del señorío de Montpellier, una boda Pedro II y María de Montpellier en 1204,  la ciudad se adhirió a la Corona de Aragón,  al fallecer Jaime I, hijo del matrimonio; pasa a formar parte del Reino de Mallorca. Y como si de un bolso se tratara Jaime III de Mallorca la vendió en 1349 al rey francés Felipe VI. Finalmente pasó a la Corona francesa.

 

Bajando del avión en el aeropuerto coincidieron todos los pasajeros «al fin» cada uno eligió su destino, seguiremos los pasos de dos de ellos,  se mezclan en el tumulto, se confunden entre las miradas, recorren las puertas de embarque, no llegan a coincidir, se atisba a ver móbiles…Ifhones, Ipad, Mac, aparatos electrónicos y se oyen avisos de aviones. Torrente de gente que pasea, torrente de gente que corre, es un continuo ir y venir de cuerpos, unos se detienen a mirar los ojos otros de quedan encandilados con un segundo de deleite, bien sea una cara bien proporcionada o un cuerpo bien definido, un segundo, dos tres para mirar y rápidamente vuelves a tu realidad, el wasap, el watch, llama a tu secretaria, devuelve la llamada de tu madre, un mensaje de un amigo, el colgao de la otra noche, la cita de mañana, la cena pendiente, el hotel donde dormiré o con quién dormiré esta noche, en una palabra la cruda realidad. En esos breves instantes cruzando miradas de cuerpos has conseguido alejarte de la realidad que has creado, y tu cerebro ha vuelto a la adolescencia, etapa dorada que salías sin equipaje y entrabas lleno de estímulos, miradas furtivas que te hacen sentir libre porque nadie juzga lo que miras, no se sabe y si te miran tampoco llegas a ahondar en lo que miran. La magia del viaje, no sabes a ciencia cierta si volverás y en esos instantes todo es lícito, siempre es lícito sino se sabe. Dueño de ese viaje disfrutas de la furtividad, de no decir lo que miras, dura apenas dos segundos, no comunicar lo que sientes, es pura sensación, alimenta tu ego, ves y te ven, únicamente te pertenece a tí.  Fabricas una ilusión donde el único dueño eres tú. Una ilusión etérea e irresponsable, se almacena en tu inconsciente, lo puede todo y no hay límite.

Nuestra historia transcurre en un lugar tranquilo, la mirada que es juguetona e inquieta se posa sobre unas líneas perfectamente contorneadas, líneas que han sido esculpidas para ser observadas, el negro define una figura insinuante que invita a cualquier amante activo a lubricar y humedecer el labio inferior, lineas que se sustentan en dos tacones de quince centímetros, escondidos y disimulados por la campana ancha del pantalón que la cubre que aún acentúa más esta figura: -Un chocolat!

Después del vuelo no se puede pedir otra cosa, caliente y espeso dejarlo caer en tu garganta es puro placer…..                                                             (continuará…)

Decir adiós

Dejar ir, es ineludiblemente la mejor opción y la más dolorosa. Decimos tantas palabras al día, comentamos tantas noticias sin importancia para cubrir un silencio, recreamos nuestras palabras en frases que dan la vuelta a lo que queremos decir. Y pregunto ¿cuántas veces decimos te quiero, te amo, te adoro, te necesito, te añoro….? ¿cuántas veces comunicamos emociones desde el afecto?
Hemos aprendido en sociedad que las emociones nos convierten en vulnerables, nos dejan con el corazón al descubierto, resultamos demasiado transparentes si expresamos un te quiero, aunque sea un estoy solo y necesito de tu compañía porque no he aprendido a vivir conmigo. Las palabras son un elixir si brotan de nuestro músculo motor,  en el instante que damos un abrazo o un beso a una persona que el tiempo nos la ha alejado, ¿por qué cuesta tanto decir te quiero a una madre/padre?.  Durante la infancia lo repetimos hasta la saciedad, incluso irrumpe sin ser preguntado. La inocencia nos conduce al lecho de los papás.  Sin previo aviso llega la adolescencia  y las hormonas juegan un papel importante, en la madurez, si se puede llamar así, empezamos a reservarnos el derecho de pronunciarlo, finalmente en la senectud casi que se da por sabido y es cuando más han de ser pronunciadas esas emociones.

11447-62-mp1.jpg
Fotografía Wifred LLimona  <info@lallimona.com>

 

Porque cuando te quieras dar cuenta tendrás que decir adiós a la persona que más te ha acompañado, respetado, fotografiado y amado, como amigo, compañero, hijo, padre, madre, ese héroe que creíamos que iba a estar cada minuto de nuestra vida besándonos, riéndonos, bailando, compartiendo cafés, discutiendo sobre política, conduciéndonos, cambiando un armario, ayudándote en una web …..
y ¿cómo le decimos adiós? LLORANDO, cada lágrima nos aflora en la soledad, cada gota de agua conectará con nuestra saliva porque su sabor salado nos devolverá el recuerdo de los días pasados que pensábamos que se repetirían, cada gota emergente de nuestro lagrimal nos devolverá como un espejo su fiel reflejo y nos hará sentirnos acompañados.
Ese elixir nos traerá su vida y lo veremos reflejado como si de una foto se tratara, con los matices, los colores, de la instantánea del recuerdo. Elixir de gotas que como ambrosía nos mantendrá su recuerdo vivo como si nos deleitáramos con un sabroso banquete, un primer plato lleno de risas con guarnición de consejos, un segundo plato de deseos de felicidad y de apoyo incondicional, un postre dulce con chocolate acaramelado que nos hipnotiza por su atenta escucha.
Nos han enseñado a no mostrar debilidad, cómo podremos dejar ir esa congoja, esa emoción. Sólo dejando ir.

Deseo

Un bello viaje de vacaciones en un crucero, una cervecita fresquita tras una dura jornada de trabajo, un mejor trabajo, un hijo, una pareja, un amigo, una compañera, una buena reforma del baño, un jacuzzi, unos petazetas, unas gominolas, chocolate, un aplauso, un concierto, una caricia, un masaje, unas uñas pintadas, un reconocimiento, un viaje, una estancia tranquila, un paseo, un buen libro, un videojuego, una consola, una comida…en una palabra DESEO.
¿Nuestras aspiraciones van cambiando, se van adaptando, nos las van fabricando…?
Quizás nuestros deseos sólo son un retorno a la infancia, a nuestra primera edad, posiblemente nuestros deseos primigenios se remontan a lo que nuestro subconsciente recuerda de nuestra infancia, aquellas situaciones inconclusas en las que nos sentimos invisibles o anulados por la aparición de otras situaciones que nos obligaban a guardar silencio. Momentos olvidados que tuvimos que reprimir porque era lo correcto en aquel instante sin embargo nuestra psique continua anhelándolo.
En el momento que emerge la calma, la quietud florece el deseo, ese deseo de caricia, de abrazo de beso, de ser querido, de ser observado, de ser escuchado, de ser sentido, de estar presente, de ser reconocido, comprendido con un solo gesto sin necesidad de explicar nada.
Cuántas veces me he preguntado ¿por qué hay personas que siempre cuidan,? se preocupan por sus hijos, cuidan a sus compañeros de trabajo e incluso se convierten en madres, padres sustitutos de sus parejas. En psicología teorías las hay y numerosas sobre ese tema gracias al trabajo de los licenciados. Otros sólo cuidan de sí mismos y se nutren de las carencias de los otros, incluso los hay que se quejan de no desear, o controlan lo que se desea. Ahora, en el momento que acaba ese interinaje voluntario emerge un verdadero deseo. Un deseo que quebranta normas porque es propio, te viene, aparece y la mayoría de las veces no se comparte.
La infancia una primera etapa hacia la vida se repite en la edad adulta. La adolescencia se perpetua en la madurez, la hay más inocente o más atrevida, lo único que importa es mantener ese deseo, seguir viviendo ilusionado recordando ese deseo, los años pasarán con ese deseo, en la mente, en la mirada, una ilusión que mantiene el espíritu activo en las duras jornadas de trabajo con sus tonos grises y sus sabores agridulces, de las golosinas de la tienda de «chuches».
Un sueño cálido  que tiene la fuerza de convertirte en la persona que aspiras ser, en las metas que te has propuesto alcanzar,  un deseo que te aleja o acerca del devoto, formal integrante de la sociedad en el que te has convertido, un deseo al que le has de dar rienda suelta, has de dejar correr o atrapar para que te permita madurar y conquistar la infancia pasada. Es dulce desear, no dejes de soñar, en esa primera etapa fabrica los mejores telares del deseo porque hilvanarán toda tu vida. Así que ¿cuál es tu deseo?.
Los sueños son propios, no podemos hacernos cargo de los sueños de los demás por muy  atrayentes que sean porque nacemos solos, es el motor de nuestras aspiraciones, nos mantiene vivos, sueños realistas, románticos, ensimismados, en más de una ocasión pequeñas historias que conducen a un gran proyecto.
Sueños infantiles, adolescentes vuelven en la edad madura y alimentan nuestra senectud para dignificarla y colocan en su sitio diferentes facetas que hemos ido conjugando los que fabricamos deseos cada segundo, por lo tanto cuesta más conseguirlos.
Ahora en este instante ¿que sueñas?

 

Falacias

El lenguaje tiene el encanto que sin ser pronunciado ya cumple su finalidad. Todo depende del interlocutor que lo utilice, si quiere hacer expreso el mensaje, si quiere mantener una atención continuada, si quiere manipular al receptor, si pretende faltar al respeto del que escucha, o pretende guardar una información para no quedar en evidencia, la falacia es el arte de decir sólo aquello que nos conviene, convertir un argumento falso en algo verdadero. Vamos el arte de transformar una información a tu conveniencia. Un te amo, por un te necesito, un te quiero por un estoy solo…una tercera edad por un anciano, bueno eso sería eufemismo, pero la falacia juega con esa línea del significado, de la semántica más bien. Lo que ocurre con el lenguaje es que hasta sin ser pronunciado comunica, transmite y te da a conocer la personalidad del interlocutor. Supongo que nos acostumbramos a decir, a hablar a comunicar, sobretodo las personas sociables, pero también nos acostumbramos a no decir, y ahora con la tecnología mejor que nunca, los valores de confianza se difuminan, se diluyen, compartimos sólo lo que nos conviene.
No contamos quién nos llama, no compartimos con quién hablamos, no compartimos qué leemos, qué vemos, qué vídeos nos han interesado, qué series, que películas, qué libros…lo tenemos personalizado en nuestro aparato electrónico. Y todo aquello que no decimos se convierte en un derecho y el interlocutor se ha de adaptar. Lo que no decimos es más extenso que lo que decimos.  Ponemos distancia, unos kilómetros de palabras, una comunicación sesgada desde el primer momento .
Y en el instante que se nos pregunta por lo que no decimos surge el conflicto o mejor una falacia, una información que no es cierta pero que para nosotros es lo que nos hace mantener lo que no decimos. Podemos hablar del tiempo, de las noticias, del vecino que no conocemos, de la amiga que aunque se muera nos da lo mismo, del hijo al que no vemos, de la madre del vecino, del presidente al que no hemos votado, del jugador de tenis al que nunca seguimos…..en fin podemos correr la cortina de humo que nosotros queramos para seguir tapando lo que no decimos. ballpen-cellphone-close-up-843266.jpg

Imágenes

Sonríe, mira, cierra los ojos, coge tu mano, destensa, volvemos a empezar, ríe, la pierna, el pie, no tenses los músculos….. como fue que escapó el objetivo, cómo fue que no vi el flash, qué pasó que no se encendió la luz roja, cuántos disparos no capté…
Su mirada está en todas las celebraciones familiares que puedas ver colgadas en el salón, durante cinco generaciones ha perseguido con su objetivo todos los nacimientos, comuniones, bodas, bautizos etc…mudo sin articular palabra ha reunido todas las alegrías acompañadas de vestidos de gala, ha retratado, retocado, seleccionado los mejores acontecimientos que pueden ver sus ojos. Nos regaló tiempo, porque con dinero no se paga su entrega. Siempre con su fiel compañera.conceptual-couple-engagement-1146345 (1)
Si ese tiempo compartido con su compañera, enamorada de la playa y en concreto de un barrio de pescadores del puerto de Valencia. La semana Santa, los almuerzos en la Malvarrosa, los partidos de fútbol del Club del Levante… todo suma, todo ha consumido su tiempo, la vida la ha pasado entre disparo y disparo, siempre compartido con su fiel compañera. Son solidarios, son altruistas, necesitamos lo justo para vivir, por el barrio suena su nombre: «Que tal S____» todo bien.  «Si no me puedo quejar..»
Un tupido silencio se corta que da paso a una entrecortada tos que indica que hoy no correrá detrás del marcador del Levante, que a duras penas recorrerá la calle de la Avenida la Reina. Eso sí se tomará su cortado con su fiel compañera, cámara en mano, «Una coca-cola por favor»,  una pareja que no se imagina uno sin el otro, siempre donde está el uno aparece el otro. Uno el objetivo de la cámara el otro el flash.
¿A quién hay que ayudar? a una suegra, a una madre, a una amiga rescatada, a un pequeño que pide caramelos. O a ti qué necesitas: ¿unas zapatillas blancas?, te acompaño a la mejor tienda del barrio, o necesitas cremas, dime las que quieres que voy contigo….  y no dudan en ir hasta el Sahara a llevar comida o a reconstruir un campamento ……y ¿quién le ayuda a él?.
Aire entrecortado, espalda curvada, por 37 años cotizados, barcos construidos que izaron su bandera, fotografías de barcos, soldados con cada suspiro de sus pulmones, pero aún le quedan palabras para preguntar por los demás. ¿En qué te puedo ayudar?
La medicina ha avanzado, todo irá bien, seguro que de ésta salgo,  y el tiempo transcurrido con él se convierte en oro de la mejor calidad, eso sí a su lado su fiel compañera.beach-clear-green-735621
Vida que transcurre lenta y sigilosa por que cada día es un regalo. No fuma, no bebe no engaña conscientemente, vida al lado del mar que transcurre y sillón en el que descansa cada semana después de recibir el tratamiento, no quiero que me vean así, no tiene que explicar porque se apaga, nadie le pregunta en absoluto, tiene el respeto de toda la comunidad que cada día que comentan la jugada de fútbol o habla de política  lo celebran porque quiere decir que va ganando, si el partido más importante que juegue, la imagen mejor captada  ya que cuando encuentra a un vecino se alegra de verlo y conversar del tiempo, saborear cada palabra porque es la imagen mejor digitalizada,  eso si siempre al lado de su fiel compañera.
Amor de día, amor de noche, amor de compañeros, cómplice de trabajo, sueños complacidos, mar que besa sus desayunos, igual que besa sus confidencias, amor de su leal fotógrafa.

Nos conocemos

Hace ya veinte años, hace ya unos cuantos años,  coincidimos en una terraza y recogimos las impresiones que dan los veinticinco años y las hormonas desatadas, coincidimos porque fluyó una energía una corriente blanca hilvanada la noche de antes, para que no se transparentara, esa luna menguante que recordaba que el verano había expirado y pronto empezábamos con nuestras rutinas. ¿Nos conocemos?,
beautiful-girl-carefree-dawn-1020049
cada año compartido, cada lucha por ser, por tener, por lograr, por verse, por no desperdiciar ninguna  neurona.
Un golpe mal dado, que se convierte en excusa para una caricia, un conjunto de lencería que se descubre en el asiento trasero de un coche, un cuerpo bien esculpido por el trabajo, el esfuerzo de las pesas y un inmenso anhelo de ser amado, un reconocimiento que vendrá con los años, con nuevos conjuntos de lencería que contornean la silueta del talle blanco enmarcado entre costuras, noches de destape teñidos con la arena blanca de las playas conquistadas y con el agua del mar rescatado, gotas que se deslizan en la piel virgen y enmudecida, deseosa de ser tomada y dirigida por una virilidad desbordada, entran y salen, suben y bajan, frenan y aceleran, buscan y anhelan, lo que dos pueriles almas resumen en un beso. Olas que lamen la orilla de un puerto, convertido en centro turístico.
Rojo, vuelve el torrente de la sangre, pétalos, flores, rosas, un precioso ramo de sueños, de proyectos, de palabras que no se nombran porque ahora habla la piel y no es necesario pronunciarlas, esta vez el agua caerá sobre los amantes, tan intensa como la pasión que los une y tan profunda como la virilidad cándida que los envuelve.
Luna creciente. Nos conocemos.
 Noche de otoño, risas, paseos, caricias, agua otra vez, brisas que enmarañan el cabello y otra vez caricias y besos robados. Volvemos al verano, el calor abruma y la ropa se convierte en innecesaria, blanco otra vez, pero esta vez suelto, etéreo, sin costuras, suave, la insinuación de la transparencia, cadencia de cuerpos, ritmo de suspiros, melodía de palabras, liga de palabras pronunciadas, deseos no cumplidos, frustraciones disfrazadas,  emociones calladas, miradas cautivadoras, furtivas de cazar cualquier atisbo de candidez de esos veinte años, madurez fecunda, virilidad castrada,  luna llena.   ¿Nos conocemos?.