Rojo

DSC_1065 (2)
Rojo, pasión, amor, rabia, enfado, ira, prosperidad, dinero, suerte, todo lo reúne un color. Sangre, violencia, “En todos los restaurantes que me has llevado hay algún adorno rojo”, existe algún accesorio rojo.”
Compañeros, van vestidos de rojo, verde, azul, amarillo, lila, rosa, marrón,  pasan desapercibidos, son graciosos, pelotas, retraídos, tímidos, extrovertidos, nunca imaginé cuanto pueden llegar a conocerte una persona que te observa en el silencio de un pupitre. Te desnuda con la mirada, o te arropa. Te besa con los labios o te repudia. Te admira o te envidia. Te observa o te juzga. Sin una comunicación fluida puesto que se escucha más que se habla, sin un intercambio de mensajes codificados porque se trata de seguir el hilo de la clase para no caer en el más espantoso ridículo cuando te pregunten.
Compañeras/os que te ayudan, que te pasan el bolígrafo cuando se te ha olvidado, que te murmuran la respuesta cuando te has bloqueado, que se molestan en brindarte su voz para que tú tengas la tuya, transcurrida la hora continúan con su rutina. No preguntan, porque saben lo que se siente cuando te preguntan, no indagan, no pretenden saber porque se disponen a aprender, cada compañero centra sus objetivos en lo que está bebiendo en cada clase.
Compañeros que no te brindan su apoyo, no nos interesan porque esos no son compañeros, simplemente son parte del mobiliario y en este texto no vamos a escribir sobre muebles, quedan preciosos como artículos de decoración. Eso si forman parte del conjunto.
Compañeros que se alimentan de la sabiduría del maestro, y beben del bien estar que da el conocer y aprender, se alimentan de una buena pasta servida en “El Oso Goloso”, comparten una cerveza, una botella de cava, un vino tinto, se alimentan el uno del otro, y sorben poco a poco lo que la vida les brinda la tertulia. Compañeros que en silencio se observan y se percatan de las carencias del otro, las respetan y en el momento idóneo las suplen y desaparecen.
Carencias que se convierten en momentos para recordar con un color, el rojo intenso del vino tinto que te recomiendan para que olvides el rato amargo que pasaste en el pupitre. Compañeros de los que hablas de cualquier nimiedad con el firme propósito de escuchar y sentirte escuchado, en la soledad de la carretera o del día a día, compañeros a los que no pagas, ni pagan , que no descuelgan el teléfono para apuntarse un tanto ni para alimentar egos.
Escribo de los compañeros que te dedican su tiempo, libre de futuros ascensos, que a pesar de que no trabajes con ellos, no estudies con ellos mantienen una cordial, risueña y fructífera relación. Su única ansia es que rías y marches a casa con un buen día. Rojo de la emoción de que existan porque anhelas el momento en el que lo contareis todo sin decir nada, no existen artistas invitados, ni intenciones maliciosas, solo existe rojo intenso de sentirse vivo, sabes que cuando acabe el curso acaba la relación.
DSC_1055 (2)
Vestido de fiesta
Compañeros que se fraguan con el éxito y el fracaso, el éxito de seguir cada clase y ocupar tu pupitre, y el fracaso de no lograr aprobar el curso, que a veces es una noticia fantástica porque has encontrado el verdadero tesoro de ese año que es tu compañero que día a día te ha observado y ha visto tus teclas que forman la melodía que enmudece cuando no estás, una sinfonía que él/ella ha sabido afinar para que cada tono emita un grito de placer, placer en un buen vino, placer en unas berejenas eggplant, delgadas finas y de un violeta oscuro, en su punto perfecto de cocción, placer de una ricota que se deshace en tu boca, unos mejillones cocinados al vapor, donde la única consigna es que obtengas sabor. Placer que ofrece el rojo de una rosa.

Amicus: Sol i vi

DSC_0947 (4)
Un restaurante, ubicado frente a las viñas, un anochecer, azules, rosas, grisáceos, verdes y el tono que posa los tonos amarronados de la primavera, dos semanas de ausencia, un cava “Amicus”, sugerencia de un camarero veterano y ávido de fidelizar clientela, un parmesano y jamón ibérico, una buena conversación y aparatos móviles desconectados. Es el perfecto clima para una velada de risas. El climax lo pone una exuberante mujer, con curvas bien definidas y con unos labios que mas de un hombre quisieran que le susurraran por la noche, no precisamente una conversación.  Hacía tiempo que no compartíamos, hacía tiempo que no nos abríamos. 
Y lo bueno que tiene verse con amigos es que nos miramos y aflora la complicidad. Un inicio de conversación y rápidamente un hilo de risas. No importa el sexo, Un sexo sin definir, un deseo de compartir,  de no sentirse la otra,  la ex, o la advenediza de turno, ya lo comentó Stendhal en Le Rouge et le Noire, no hay nada mas seductor que un obispo, o dicho en palabras llanas una buena nómina. Las llamadas insistentes cuando se sabe que compartes con tu pareja, el no respetar el poco tiempo que le dedicas al amor de tu vida porque ya no es el amor de tu vida.
attractive-beautiful-blond-848277 (1)
Bueno ya lo escribió Sthendal cuando desaparece, le noire, desaparece la admiración, le rouge. Las llamadas carillosas, las felicitaciones advenedizas, las risas teñidas de falsa lisonja, pero que rellenan corazones vacíos calenturientos que se conforman con ver imágenes de niñas que bien podrían ser sus hijas. Vicios silenciados por una mujer que con un solo chasquido reuniría a un séquito de jóvenes y no tan jóvenes. Una verdadera reina que se ha conformado con un lacayo del placer, claro está ella invita al placer. Una reina que con una mirada es capaz de hacer sentir al que mira que no lo desea. Exuberante en curvas, bien contorneadas, exuberante en empatía, en deseo, en lucha, en labios, una rescatadora nata que ahora ha de ser rescatada.
Una reina con una corona que es sobrevivir, a una familia, en la infancia, que no la entendió, y ahora ella cuida, una familia formada a la que ella adora y ahora se rebela.
Unas manos que no dudan en comprar unas sandalias a una anciana con un latente Diógenes, la acompaña, la mima, la lava y la hace sentir humana, porque coincidió con ella en un bazar y claro la dependienta no la vio con una buena nómina y no le dedicó ni un minuto.
Ella, mi reina, voluptuosa, melena al viento hasta la cintura, rizado, labios carnosos, dientes blancos y sonrientes, con un simple vestido negro entubado, no deja hueco a la imaginación, con unos lindos manolos Blahnik se levanta su esbelta figura. Siempre conjunta dos colores, tres como mucho, y me repite “menos es más”, se acicala y sale a la calle y cuando sale de su coche no hay mirada que no se pose en ella, miradas insidiosas, envidiosas etc….mi reina si porque cada día ha de luchar contra intrigas de su corte, contra tratos hechos a sus espaldas, ministros de economía, advenedizas  que quieren su trono, y lo mas remarcable que no le roben sus joyas…
Ahora lo importante es esa comunión de amigas. Esa complicidad de años. Ese cordero de dios que es la valía personal. La adoración por la dedicación, sin noire, pero teñida de rouge, porque los años no pasan en balde y cualquier advenediza cree tener derecho a ocupar el lugar de una reina.
Claro lo que te apetece es besar los labios de esa voluptuosa mujer, abrazar los senos de esa madre ajada y hacerle disfrutar del mejor orgasmo que jamás haya sentido.
Claro está “Amicus”invita a adorarla, noche de pasión, de confidencias, de caricias y de sensualidad que sólo se puede entender sino hay interferencias de aparatos electrónicos.
Si necesitas aparatos electrónicos para excitarte te pierdes todo los tonos que se desprenden del roce de las pieles, de lamidos, de pellizcos, besos anhelantes y caricias, no hay problema se inventará un aparato electrónico que lo sustituya. El amante del deseo que emana una mirada furtiva que posa sus ojos en los senos voluptuosos que se mueven al agitar la risa de una conversación airada, unas manos firmes, unas piernas contorneadas que descansan en unos pies alzados con sendas obras de arte que lo único que quieren es que se alce su voz. Una noche que podría acabar en un desenfreno de placer, de miradas, de caricias de colores inimaginables descritos en un orgasmo sino sonara una llamada de:
                                                     “Mamá vienes a por mí”.

Miradas

dsc_08781-e1527676755469.jpg
Ojos, entrada al alma, azules, verdes, grisáceos, marrones, negros que no oscuros, y adulterados. Hoy elegimos toda una gama de colores en nuestro punto de entrada. Miradas inocentes que descubren el mundo y se anclan en lo que les apasiona. Miradas escudriñadoras que pretenden aniquilar el alma del que miran, miradas de envidia en vidas que no tienen pasión y consideran que pueden arrebatar la vida del otro, robarle la dignidad , miradas que denotan el origen y la calidad humana del que contempla. Una mirada limpia invita a la apertura, al conocimiento , una mirada clara invita a la comprensión, una mirada huidiza invita a un no me molestes tengo otras cosas en la cabeza y muy atrayente ha de ser lo que me enseñas porque mi mundo está muy lleno para fijar mi mirada siquiera unos segundos, y menos mantenerla.  Miradas de facebook  “Me gusta” , ese emoticono de cara alegre que a todos nos alegran, unos pezones mas sujetados, un trasero bien contorneado, una combinación bien elegida, una barba bien peinada, un pelo bien trabajado, miradas que nos dicen existimos. Es un lenguaje universal, donde no interviene la palabra, incluso diríamos que no hace falta que intervenga, una mirada de “estoy perdido” acabo de bajar del tren, una mirada seductora, comprensiva, interesada, invasiva, denunciante, increpante, unos ojos que nos abren al mundo y nos enseñan las maravillas de la  realidad. Queremos captar miradas, atención de nuestros seres queridos, miradas de barrio que nos acompañan cuando estamos solos, perdón acompañados de nosotros mismos.
Diseñadores que buscan miradas comprandoras y reconocedores de sus obras. Blogueros /as que captan miradas, revistas adornadas con verdaderas obras de arte, imágenes efímeras que duran una semana pero que para ser captadas necesitan horas de estudio, en cambio nuestra retina las capta en microsengundos y vuelve a retener otras imágenes. Necesito consumir imágenes para sentirme viva y necesito miradas puras sin interrogantes, aunque insisto todas las miradas nos forman, las de los dispositivos móbiles, las de la playa, las de un libro, las de una revista, las de una obra de arte.
Miradas de sombras que nos oscurecen, o nos enaltecen, miradas políticamente correctas, incluso las incorrectas formadoras de la esencia humana.
Siempre pensamos que la mirada limpia es la de un niño, la infancia, esa mirada que vuelve con una enfermedad senil, y  que pierde todo atisbo de maldad porque no recuerda ni su nombre, eso sí recuerda los momentos felices, pero ha olvidado las miradas insidiosas, las envidiosas, políticamente correctas, las hipócritas, las seductoras…. pero no olvida pese a los golpes de la enfermedad la mirada de su hijo que se llena de lágrimas porque ha de ver pasar el tiempo y como no puede detener los golpes de la vida que han martilleado ese cuerpo maltrecho, que dio tantas vidas, y cuidó de ellas.
Y esa persona conserva intacta la mirada, continua siendo la mirada pueril que lejos de toda maldad vuelve a la infancia y repite una y otra vez una frase: sigo viva.
Mirada, no sabe de arrugas, únicamente de emociones. Un abrazo a esa mirada porque aunque la mire no se acordará de que la estoy observando.

Ausencias

blurred-background-cellphone-communication-1092671 (1)Vivimos a un ritmo vertiginoso, corremos a por el tren, corremos a por los niños, un beso en la comisura de los labios y volamos a nuestro trabajo, tomamos un café y ni recordamos el nombre del camarero/a que nos lo sirvió, cronometramos los segundos que tardan en cobrarnos  la comida, ahora en el momento  en el que se nos descuadre un segundo ya es irremediable, llegamos tarde e ineludiblemente alguien ha de pagar el pato.

Ausencias, sí, las tenemos constantemente, quien no ha comido con alguien que está mas pendiente de su reloj de pulsera que del plato que va a saborear, plato que fue preparado por una persona y su tiempo. Quién no disfruta del famoso Ipad, o Iphone que es omnipresente en todos los hogares, en todas las comidas y hasta en todas las discursiones , como testigo mudo, ausencias en el momento que hablas con un interlocutor y mira sin ningún recato su móbil, lo que te indica que ya no intentes mantener una conversación sana porque el canal de comunicación ha sido sustituido por un aparato electrónico, y se te contestará lo mas rápido posible, o de la forma más sutil que haga compatible la atención al aparato electrónico  y la atención a su interlocutor. Ausencias en presencias.

La tecnología es fantástica para escabulirse de un interlocutor no deseado. Una pregunta no querida, sigilosamente miramos el aparato electrónico, o simplemente nos escabullimos para poder mirarlo, y así evitamos utilizar el habla.  Antiguamente se escapaban al bar y volvían ebrios, ahora la tecnología es fantástica. Una conversación de diez minutos equivale a un buen mobil y un par de segundos.art-beach-beautiful-269583

Antes las ausencias permitían recordar noches infinitas de besos. Caricias que recorrían la piel y erizaban cada poro que la forma. Manos que se entrelazaban y cuerpos que se deseaban y buscaban en la oscuridad. Yo tengo necesidad de tí se resume en una hermosa circunferencia, al margen todos los matices que colorean esa ausencia, de escucharte -aunque no te oiga, solo la melodia de la voz me devuelve al cielo- de tenerte entre mis brazos, de olerte,de sentir tu piel en mi piel, de hacerte el amor y mirar en tus ojos….de fundirte en uno aunque por la mañana todo cambie de color.

Hoy la tecnología nos trae la película mas erótica, si queremos deseo, la más violenta si necesitamos satisfacer un acceso rápido de golpear, la romántica si nos apetece una historia de amor, una comedia si preferimos reir …en un click podemos tener lo  que pidamos. Todo visual.

Viva la tecnología porque hemos perdido la emoción de sentir, el embeleso de dos labios que se anhelan, las miradas que se buscan porque se necesitan , los abrazos que se reconfortan porque dan calidez, las piernas que se entrelazan para poseer el cuerpo amado, ¡Viva la tecnología! ahora con un emoticono todo solucionado. Pueden elegir, con un ojo guiñado, con la lengua fuera, con un corazoncito… elijan se ahorraran el abrazo, la sonrisa, el seguir con la mirada , el buscar la caricia o el enojo, el hacer una broma, el sarcasmo, la ironía, la metáfora, incluso el pleonasmo. No hará falta ningún recurso estilístico.

En un click estará todo. Viva la tecnología. Eso sí ahorrará tiempo, mucho  tiempo……tiempo de amar… y podrá disfrutar de una placentera ausencia.

 

Alicia Maravillas.

Madrid, parada del metro de Chueca. Domingo mañana, resaca de un intenso sábado ávido de conocimientos y de lugares transitados, ciudadanos que deambulan por la señorial ciudad, cada paso una historia, cada sonrisa un respiro, cada taxi un en qué le puedo ayudar, paro la carrera y le indico cómo llegar en metro a dónde usted quiera ir, callejero en mano, nada de navegador, sin prisa y con amabilidad.
Pilas cargadas de ese talante del que hospeda con la idea de que vuelvas, visitamos Chueca, una calle y en un establecimiento a pie de calle aparece un escaparate salido de Peter Pan, una anfitriona que bien recuerda a Wendy, te invita a pasar.  – ¡Acabé ayer el escaparate! Juzguen ustedes mismos.
Alicia maravillas
Pasando el umbral del escaparate pisamos un mundo de arte, nuevas creaciones, tartas de autor, bizcochos de Huevo de alien, sin forma definida pero esponjosos, no se puede decir que son bizcochos….la palabra sería corta, muy corta, y en seguida vemos el obrador. Madre e hija lo comparten, no se ensombrecen se complementan. En estos días que nadie olvide el día de su nacimiento y lo celebre por todo lo alto porque es un milagro el haber nacido, TARTAS por doquier cada vela un sueño y un deseo de compartir de estar juntos con las personas amadas. Nadie sabe que pasará mañana así que celebrar el hoy, y encima has nacido , cuarenta y tres, cuarenta y cuatro o setenta y cuatro veces soplar las velas. Un buen masaje, un añejo vino, un ordenador o unos sellos japoneses son regalos para festejar que una nueva vida vino al mundo. Una vida guiada, acompañada o criada a solas por la ausencia de la amada.
Organizan eventos, cumpleaños, celebraciones y otras fiestas, nunca imaginé que de esa novela de Lewis Carrol se gestara semejante local. Ilusión, creación y arte de manera sostenible y viable, sobrevivir en este mundo de la hostelería. Probar un delicioso desayuno o celebrar una original fiesta, todo está en manos de Alicia Maravillas, una artista de la repostería, que a las mil y una maravillas logra que tu estancia en Madrid sea inolvidable. Para que nadie se quede sin su tarta el día de su cumpleaños pasaros por la ciudad señorial y saludarla, creo que se quedó el conejo de la novela y que esconde nuevas creaciones. Tartas de autora y Huevos de alien, una atrevida e impactante pastelera.

La palabra

Como filóloga me veo en la necesidad de utilizar la palabra, escrita o hablada para llegar a quien la quiera leer. Es vital para mí expresarme, escribir y compartir. Creo este sitio como un libro, página a página, quién quiera lo lea, quién quiera lo hojee, o simplemente pase página, todo es respetable. No ha nacido para juzgar ni para ser juzgado, solo para existir, compartir y encontrar una vía de expresión, con el firme propósito de que nadie ahogue tu voz, porque todas las notas forman una canción aunque sean discordantes, graves, agudas o medias.
Docente de vocación Licenciada en Filología por la Universidad de Filología de Valencia enamorada de la palabra hablada y escrita, amante de los giros estilísticos y la lectura.

cropped-baby-baby-feet-bed-325690-1.jpg

Desde niños nos dicen qué hacer, qué decir, cómo comportarse y qué es lo correcto. Quién tiene la varita para juzgar, cada uno ha de encontrar su don y si te cuesta encontrarlo quizás es porque no has sabido mirar en tu interior, cada crítica nos hace más fuertes porque sabemos que están pendientes de nosotros, las palabras tienen una magia que logran alimentar el alma.

Reconocemos las ideas con las palabras, ponemos luz con las imágenes, soñamos con los amigos y disfrutamos con nuestros recuerdos

 

Tarta Sex de Tres Chocolates

Una experiencia irrepetible

beautiful-bed-bedroom-545043
Tarta de tres chocolates puro placer
Una experiencia que te transporta a otra dimensión, ingredientes sencillos, chocolate entre ellos, muy armonizados, el sabor en boca delicioso, la textura como un queso fresco, que cuando se parte descubre tres capas, simple no tiene misterio ni pretende ser una receta magistral, mas reúne el requisito básico, tienes unas ganas irresistibles de repetir.
Con el color de los tres chocolates al uso, chocolate puro, chocolate con leche y chocolate blanco,  que envuelve tan delicioso postre. Presentado con una sencillez que lo convierte en sublime, una porción individual que tuve el placer de saborear y compartir gracias al poco apetito de un amante, ávido de deseo, de caricias y ternura, mas que de deleitarse las papilas gustativas con tan soberbia obra de arte, creada en los fogones de una cuidada y reluciente cocina.
Bendito amante que prefirió probar otros manjares mas terrenales y dejó intacta esa tarta de tres chocolates, tentado con el placer que proporciona el contacto deseado de una penetración sin prisa, latente, profunda y reiterada por miedo a la ausencia de su amada, alejada por la distancia de lo correcto y por los años.
Tarta de tres chocolates, piel con piel.
IMG_20180524_130546
Te aflora la sensibilidad gustativa y te sientes invadida por una corriente de deseo. Esa tarta aúna el color del amor, anhela el sentir de la pasión y la fusión de los dos amantes. Bendito amante que no probaste ese manjar de dioses y  marchaste sin cenar.
Continue reading “Tarta Sex de Tres Chocolates”